23 may. 2012

Algo sobre mi


La semana pasada tuve el placer de ser parte de las hermosas aperturas de Alma Singer, que arma de puño y letra la divina de Vero Mariani.
En ese post leí muchos comentarios muy cálidos y hermosos.

A raíz de ese post me llegaron varios mails contándome que se sentían identificadas con mi historia,
que les había pasado lo mismo o que estaban pasando por una situación similar y no se animaban a tomar la decisión.

Es por esto que decidí volver a compartirla; no es de película,
tampoco la princesa que está esperando que la rescate el príncipe, y mucho menos el deseo cumplido por el hada madrina.
Seguramente es una historia más entre muchas otras; llena de búsqueda, incertidumbres, alegrías, algunas decepciones, esfuerzo, amor y crecimiento; pero para mi es especial porque es mia.

Si mi historia sirve para que se animen o por lo menos lo intenten, este post tiene sentido.


Como me gustaba matemáticas,  y contabilidad me resultaba fácil, me decidí a estudiar la carrera de contador público en la UBA. Y claro, para empezar tenía que cursar el CBC, lo que no me imaginaba era que me iba a resultar tan difícil; de matemática no enganchaba una, en pensamiento científico y sociología estaba totalmente perdida. Abandoné en el primer cuatrimestre, después de sacarme un 2 en cada una de las materias...jajaja  Al año siguiente, volví a anotarme y volví a abandonar, esta vez antes de rendir el primer parcial...jajaja
Con la cabeza baja y mis 18 recién cumplidos, comencé a buscar trabajo; me llamaron para hacer un curso de una semana en un banco; como iban a lanzar el uso de los autoservicios para depósitos y pagos, necesitaban una especie de promotora que esté al lado de cada maquinita y ayudara al cliente a usarlos. Una vez terminada la semana, informarían qué chicas quedaban contratadas, obviamente yo quedé afuera; qué decepción...


Aunque un poco bastante bajoneada, mi búsqueda seguía; hasta que un día me llama mi hermana y me dice que en la empresa que estaba ella buscaban recepcionista y me había recomendado. Con mucho nerviosismo y mi primer carterita colgada al hombro fuí, tuve la entrevista y antes de irme me dijeron "podrás empezar mañana???"...what???? no lo podía creer, estaba felíz!!!! A los días de comenzar como recepcionista, me llamaron del banco, que había quedado en la segunda selección si me podía presentar para comenzar a trabajar...(vos podés creerlo????, siempre pasa)
Ya me había dado cuenta que lo mio no era la contabilidad, pero tampoco sabía "qué era lo mio". Como tenía ganas de hacer algo, me compré mi primer cámara de fotos (que la tengo guardada) y me anoté en un curso de fotografía; ahí aprendí desde cómo usar la cámara, que los rollos tenían diferentes asas, sacar fotos en estudio y hasta a revelar mis fotos en blanco y negro. Con muchas fotos y negativos en mi archivo; y mi sueldo todos los meses, finalmente me decidí a estudiar de nuevo, (esta vez no quería saber nada con contabilidad, ya la odiaba....jajajjaaaaaa); y me anoté en decoración de interiores. Trabajaba hasta las 6 de la tarde y me iba corriendo al instituto, así pasaron tres años.


Al tiempo de recibirme hice un curso de diseño de vidrieras, y algunos pocos laburitos iban saliendo, pero mi trabajo fuerte era en esa empresa, de administrativa.
Al nacer mi pequeña mis prioridades habían cambiado. Durante dos años siempre pensaba en la posibilidad de dejar de trabajar y dedicarme totalmente a mi pequeña y mi profesión, pero necesitaba el sueldo; hasta que un día dije "basta,  me tengo que arriesgar", obviamente que en toda decisión ganás por un lado y perdés por otro, pero estaba decidida a correr ese riesgo.
Así fue que de un día para el otro me encontré en mi casa, felíz de poder estar con mi pequeña. Disfrutaba de cada día, del no tener que levantarme temprano y sobre todo de no correr el bondi porque llegaba tarde...jajaja. Pero un día, cuando todo eso ya era parte de mi rutina diaria, las ganas de hacer algo que tenga que ver con mi profesión (que estaban latentes) aparecieron. De a poco surgieron algunos trabajos; y un día sin darme cuenta me encontré con mr. blogger, sin saber de qué se trataba creé mi blog.
Al principio lo tuve abandonado, no lo actualizaba, casi ni entraba, y pensaba "habrá gente que lo usa, alguien conocerá el mio???", pero una noche empecé a ver distintos blog que posteaban todos los días, el intercambio en los comentarios me parecía genial y comencé a hacerme cargo de este espacio que había creado. De a poco fueron surgiendo nuevas propuestas, nuevos trabajos y el blog iba creciendo día a día.
De mi profesión me gusta todo, desde el conocer al cliente, sus gustos, saber cómo vive y con quién, decodificar qué es lo que quiere, que me abran las puertas de su casa y me digan "no sé que hacer, no me lo imagino, confió en vos"; cada cliente es un nuevo desafío y aceptar ese desafío para mi es un placer, que me permitan diseñar con libertad y confianza y al ver el trabajo terminado me digan "es lo que yo quería", para mi es una satisfacción.


 El año pasado, junto con mi amiga Vane, con la que creamos desbela nuestro sueño, nos convocaron para diseñar y montar la escenografía y vestuario de una obra que se estrenó en diciembre de 2011, y se vuelve a reestrenar este mes. También ese mismo año hicimos la puesta en escena de nuestra obra (porque también estudio teatro hace 5 años, es terapeútico). El detrás de escena es una parte del diseño que también disfruto mucho.
Tuve el placer de participar de los talleres de maderas y técnicas decorativas a cargo de Vanis. Gracias al blog conocí personas maravillosas, emprendedoras, alegres, llenas de energía y buena onda; también me acercó a aquellas que están a muchos kilómetros de distancia y hasta a las que están cruzando el charco, y eso es algo maravilloso. 


si hacés las cosas con amor y amás lo que hacés
siempre te va a ir bien, aunque tengas que pelear por eso.

Que este día gris, nublado, lluvioso y pegajoso tomémoslo a nuestro favor
y que sirva de inspiración, siempre hay algo bueno (aunque sea dormir la siesta) !!!

FELIZ MIERCOLES!!!!!


15 comentarios

  1. Que lindo post! me encanta leer sobre las bloggers que sigo, es como que toman forma de "persona", no?

    Es buenísimo que te hayas animado! imagino que al principio habrá sido dificil, pero hay una frase que me encanta "cuando arranca el camión, los melones se acomodan solos".

    Besos!
    Romi

    ResponderEliminar
  2. Que linda historia Roxy!!
    Yo también había empezado a estudiar Derecho porque serás lo que debas ser o serás abogado. Por suerte encontré la carrera de diseño de interiores.
    También estoy en un trabajo que no soporto y es verdad no me animo mucho a dejarlo porque es lo que me da de comer. Pero sinceramente hay días que saldría corriendo!!
    Muy linda historia, muy inspiradora y por ahí quien te dice..... eh?
    Besotes!! y me dejás pensando ;)

    ResponderEliminar
  3. Sos tan linda Roxi!!! Un besito y que tengas lindo día!!!!

    ResponderEliminar
  4. Está buenísimo que compartas esto! Qué difícil es sentirse en la obligación de elegir la carrera que se supone te va a acompañar el resto de tu vida teniendo sólo 18 años y saliendo de la burbuja que es el secundario, no??

    Un beso Roxi, me alegra que hayas encontrado tu camino y sigas llenando el mundo de cosas lindas :)

    ResponderEliminar
  5. Roxi tu historia es muy inspiradora, el quese la juega por un sueño siempre gana!
    beso!

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo cuando charlamos algo de esto en lo de Vanis. Qué difícil resulta arriesgarse y superar los miedos! Pero ya lo hiciste y estás creciendo muchísimo, te deseo todo lo mejor, de corazón!
    Besito!

    ResponderEliminar
  7. "Se hace camino al andar": eso creo yo al menos, la vocación y demás etcéteras surgen así: estudiando, trabajando, en movimiento, así los sueños se vuelven realidad: a fuerza de jugarse x ellos con trabajo y pasión (como se ve que vos hacés). Besotes!

    ResponderEliminar
  8. Lo tuyo es la belleza Roxi!!!! Hermosa tu historia de búsquedas y encuentros!
    Besos !

    ResponderEliminar
  9. Roxi, qué cierta tu reflexión final! Y es verdad tu historia es realmente un lindo espejo donde poder mirarse y aninarse a más o mejor. Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Hola Roxi!
    volviiii jaja
    me encanta que cuentes tu historia, no siempre uno se anima a hacerlo, pero es conocer un poquito mas al otro y que mejor que eso?

    (las letras te quedaron hermosas!)
    beso grande!!
    vaniss

    ResponderEliminar
  11. ah! me olvidé de decirte!
    tenés regalito en mi blog ♥

    ResponderEliminar
  12. Roxi qué linda tu historia, super inspiradora!!! Un beso

    ResponderEliminar
  13. Gracias por compartir tu historia... soy seguidora de muchos blogs en silencio, no me amino mucho a dejar comentarios pero quería contarte que me identifiqué mucho... yo hice la mitad de la carrera de Medicina la abandoné porq la vida me llevó a hacerlo retomé un tienpo después pero la carrera de Nutrición, en el medio fui madre y hoy hago borrón y cuenta nueva y voy a transformar lo que en su momento fue mi hobby en mi profesión! a mis 33 años arranqué a estudiar decoración y paisajismo, cosas que amo profundamente... es tan liberardor hacerse cargo de lo que a uno le pasa!!! hay miedos, pero hay que vencerlos para poder ser feliz!! asique hay que animarse a dar el gran paso!! una vez leí algo de El Barud: Por temor al mar puedes ahogarte en la playa... cuanta razón que tiene!
    besos y muchas gracias!!
    Cariños,
    Guillermina.:)

    ResponderEliminar
  14. Roxana buenos dias, la verdad me super emocione con tu post, soy nueva en esto de decoracion, manualidades de todo un poco, pero me llena el alma, me hace feliz, cuando termino un cuadro siento que mi corazon sale del pecho... si bien todavia no vendi nada de lo que hice no pierdo las esperanzas!!!
    ojala algun dia pueda dedicarme a full a esto que tanto quiero!!!
    te dejo un abrazo enorme y gracias por tus palabras!

    ResponderEliminar

© Roxi Ameduri Marchettini
Maira Gall