1 nov. 2013

grullas de amistad

Mi primer grulla me la regaló Vicky en nuestro primer intercambio.
Desde que la recibí estuvo colgada en el espejo de mi habitación.
De vez en cuando Isabella jugaba con ella, pero siempre quedaba en el mismo lugar;
pasaba desapercibida o sólo yo la veía.

Una noche la grulla quiso que la vean.
Estábamos charlando y cambiando pañales con mi amiga a los más pequeñitos de la familia; a nuestro lado estaba Luli, callada, jugando con la grulla, cuando de repente la mira a su mamá y le dice:
"como el cuento de las mil grullas"



Conocía la historia de las grullas, pero no sabía que había un cuento.
Le pregunté a Luli sobre el cuento y me contó que durante varias noches
lo había leído junto con su mamá antes de dormir.
Con sus hermosos ojos negros y su dulce y tierna voz, me miró y empezó a contar el cuento,
la historia de dos amigos que por la maldad del hombre y sus bombas, uno de ellos, la niña, sobrevive al horror de la bomba atómica en un hospital y para curarse tenía que plegar mil grullas. Como ella no iba a poder terminarlas, su amigo pasa toda la noche despierto recortando papelitos y plegándolos uno por uno hasta llegar a contemplar las mil grullas para que su amiga se cure.
"...La niña murió al día siguiente. Un ángel a la intemperie frente a la impiedad de los adultos 
¿Cómo podían mil frágiles avecitas de papel vencer el horror instalado en su sangre?..."


El amigo, ya adulto y gerente de un banco, sobre su escritorio y entre los papeles de trabajo, tiene desplegadas grullas de origami y nadie se atreve a preguntar porqué.
"...Y los empleados comentan, divertidos, que el gerente debe creer en aquella superstición japonesa. 
-Algún día completará las mil…-cuchicheaban entre risas-.
¿Se animará entonces a colgarlas sobre su escritorio? 
Ninguno sospecha, siquiera, la entrañable relación que esas grullas tienen con la perdida de Hiroshima de su niñez..."


Nos quedamos hablando de la amistad y sobre como, a veces, las personas cargan y se rien de otras
sin saber la verdadera historia que hay detrás de cada una de ellas.
Ella, tan pequeña y tan grande, entendía perfectamente el mensaje del cuento.

En ese momento volví a reafirmar que los niños nos enseñan más
de lo que nosotros (los adultos) les enseñamos a ellos.
Gracias Luli por tu enseñanza. Amiga tenés una hija hermosa.



Linda lectura para este fin de semana,
para compartir, para regalar, para recomendar, para leerle a alguien, para pensar...

Las fotos corresponden al móvil de grullas de colores creación de




17 comentarios

  1. Leimos ese cuento con Teo! Elsa Bornemann no tiene desperdicio! Que divinas grullas! Besote y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso Rox! gracias por tanto! amo las grullas....y a Elsa Borneman la tengo como un recuerdo super presente en mi infancia!

    ResponderEliminar
  3. Que linda historia!y me emocione con Luli!!que sensible es y muy linda!
    Buen fin de semana y a leer!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ESTE MUNDO necesita mas ninos como los del cuento que crean en hacer grullas y construir la PAZ. Besos y gracias por la belleza de las imagenes y de la historia.

    ResponderEliminar
  5. Hermosa historia, no leí el libro pero no faltará oportunidad!!
    BUen finde Roxi para vos y las chiquis!!!

    ResponderEliminar
  6. qué lindo!! cuánto aprendemos de los niños, qué "grandes" son los "pequeños"!

    ResponderEliminar
  7. Ay Roxi!! que linda historia!! Hay que leer a Elsa Borneman, yo leí con mi hija de 8 años...super recomendable!
    UN beso buen finde!!!

    ResponderEliminar
  8. Conocía la historia pero no el cuento, que dulce es! Y qué lindas fotos Roxi, re-plácidas.
    Besito grande y buen finde!!

    ResponderEliminar
  9. Genios los peques! y genia Elsa Bornemann! justo el lunes conté en mi blog que estamos trabajando su obra poética con los peques en mi taller! gracias por compartirlo! buen finde!

    ResponderEliminar
  10. Es hermoso Roxi... los chicos siempre tienen cosas para enseñarnos... Qué dulce y cálida es esta entrada, muy tierna... Te mando un abrazo volador...

    ResponderEliminar
  11. no conozco el cuento, pero si la historia!! de hecho en la secundaria, de trabajo práctico en quimica - tema energia atómica, hicimos muchas grullas con mis compañera de equipo! Mi papá coleccionaba las revistas Correo de la Unesco y ahi estaba la historia... nos hicimos las creativas e hicimos toda una puesta incluyendo las grullas... fue muy lindo enfocarlo desde ese lado, como un buen adelanto/descubrimiento puede traer tanto dolor... y las grullas como simbolo de paz... nunca volví a hacerlas, pero tengo unas en mi escritorio! Me diste ganas de intentar volver a hacerlas. Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Los niños son tan sabios... hermoso cuento y hermosas las grullas! buen finde!

    ResponderEliminar
  13. Son hermosas las grullas! muy linda historia
    un beso
    aye

    ResponderEliminar
  14. qué triste historia, cómo nos conmueven los peques.

    ResponderEliminar
  15. Linda la historia ,, el mundo necesita más de esas tiernas historias,, lindas grullas

    ResponderEliminar
  16. Qué linda historia. Elsa Borneman es de las lecturas más lindas que pueden tener los chicos. Y los grandes!
    Una ternurita la hija de tu amiga.
    Besos!
    Nat.

    ResponderEliminar
  17. Me encnatan las grullas. No se porque, pero me transmiten paz.

    ResponderEliminar

© Roxi Ameduri Marchettini
Maira Gall