10 ago. 2016

la mesa de An

 Con An nos conocimos el año pasado cuando me contacto por la DECO EXPRES on line para el living comedor de su casa. Después del Proyecto quedamos en contacto. Le escribí varias veces para saber cómo iba la puesta en marcha del proyecto, si necesitaba alguna mano con algo específico o dudas que le hayan quedado por resolver. 

La comunicación nunca se cortó, y hace unos meses me escribió que tenía una mesa, herencia de su abuela, que la quería renovar. Después de coordinar que día nos quedaba bien a las dos, nos conocimos personalmente. 
Ella es un sol, alegre, divertida, buena onda, tal cual me la imaginaba. Me contó que la abuela partió hace un año y que recién ahora era el momento de poder empezar a vaciar la casa; que si era por ella la pintaría de blanco pero que prefería dejarla color madera por su padre.
Me pareció super valorable esto de esperar el tiempo necesario para sacar los muebles de la casa; hacer el duelo de la casa, sus muebles, sus cosas...


Fue así que una fría tarde de domingo la mesa de la abuela de An comenzó a convivir con nosotros. La semana siguiente llovió todos los días; recién el sábado, ante el primer rayo de sol, sacamos la mesa al jardín y nos pusimos a trabajar, lija en mano (digo "nos" porque conté con la ayuda incondicional de marido) La otra semana lluvia y humedad al 1000% imposible trabajar.
Todos los días me levantaba rogando que amaneciera más o menos lindos, sin probabilidades de lluvia y con menos humedad; por fin después de tanto llegó.


No sé si por lo que me contó An, su abuela o su padre que quería mantener la esencia de la mesa; que en un momento me puse tan nerviosa que no sabía que hacer; conocés el "bloqueo mental"???, bueno así estaba, bloqueada totalmente que no podía seguir adelante. (este sincericidio va contra mis principios profesionales, pero levante la mano quien no tuvo un bloqueo mental alguna vez???)
Después de este momento, lo demás fluyó como si nada hubiera pasado; hoy me acuerdo y me río de mis propias locuras.


De tanto pensar, cuando me quise dar cuenta, la mesa ya estaba embalada para entregar.
An estaba tan ansiosa que no veía la hora que la mesa vuelva a su casa.

El domingo la mesa renovada volvió a ser parte del mobiliario de An; totalmente lista para seguir siendo parte de esa hermosa familia, de nuevas historias y viejos recuerdos!!!!

A la tarde me llegó esta foto tomada por An ya en su casa y me decía:
"Gracias. Estamos felices"

Gracias Roxi Ameduri Marchettini, no tenemos palabras de agradecimiento! Gracias por la paciencia y la buena onda! en casa estamos chochos! Paz me dice que linda mesa, para vos que extrañas a tu abu!

y me quedé sin palabras pero con una sonrisa y mucha satisfacción.

An es un placer haberte conocido y que seas mi clienta amiga!!!
Gracias por tu confianza y cariño!!!

Buen miércoles y que un rayito de sol les ilumine el día!!!


2 comentarios

  1. Divina la mesa y la historia también!

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. quedo divina roxiiii, muy linda!! hace poco pinte una asi... pero la queria pintada de blanco!!! una mesa gigante pero tan lindas...... beso grande

    ResponderEliminar

© Roxi Ameduri Marchettini
Maira Gall